Divorcio notarial

 

Como habrán escuchado, desde 2015 es posible divorciarse ante notario. Las ventajas de este tipo de divorcio son básicamente, la rapidez del mismo y que el divorcio surte efectos desde la firma. Pero no todo el mundo puede optar por esta modalidad de divorcio.

Para poder acudir al divorcio notarial es preciso cumplir cuatro requisitos:

1º.- Que hayan transcurrido tres meses desde el matrimonio (este requisito es común a todos los divorcios).

2º.- Que el divorcio sea de mutuo acuerdo. Lo que implica que todo divorcio contencioso necesariamente tiene que tramitarse en el juzgado.

3ª.- Que no haya hijos del matrimonio menores de edad con la capacidad modificada judicialmente.

4º.- Que la mujer no se encuentre embarazada en el momento del divorcio. Esto es así, porque al concebido se le tiene por nacido para todos los efectos que le sean favorables.

Cumplidos estos requisitos previos es preciso acudir a un abogado, puesto que su intervención es preceptiva y será el encargado del asesoramiento así como de la redacción del convenio regulador.

La documentación necesaria para tramitar el divorcio ante notario, además del convenio regulador debidamente firmado, es la siguiente:

  • DNI de ambos cónyuges.
  • Libro de familia.
  • Certificado literal de matrimonio.
  • Certificado literal de nacimiento de los hijos mayores de edad, en su caso.
  • Certificado de empadronamiento.

La tramitación del divorcio ante notario es bastante sencilla, el abogado se encarga de gestionar la cita con el notario y de redactar el convenio. No es necesario presentar demanda. El día de la firma se aporta el convenio junto con la documentación preceptiva y los cónyuges personalmente, junto con el abogado, firman la escritura. En caso de que existan hijos mayores de edad que carezcan de ingresos propios y vivan en el domicilio familiar, deberán prestar su consentimiento sobre las medidas que les afecten, y por lo tanto, tendrán que acudir también a la notaría.

Una vez firmada la escritura, el divorcio produce efectos inmediatos sin necesidad de esperar a la firmeza de la sentencia, como ocurre en el divorcio judicial.

Finalmente, el notario es el encargado de remitir el acuerdo de divorcio al registro civil para su inscripción.

Si necesita más información sobre el divorcio notarial no dude en contactar con nuestros abogados.

Deja un comentario

dieciocho − cuatro =